Anéctoda de mi Asalto

Bueno todo este pequeño post es solo para aportar algo de la mucha delincuencia que día a día nos está afectando mucho en Guatemala, y pues precisamente me tocó a mi esta vez.

Es una lata ya no poder tomar tranquilo un bus, ya no poder salir a la calle con el maldito miedo a que te asalten, y te pasen un fucking cuchillo en el cuello, honestamente que mal que esté la delincuencia así en Guatemala, y la pregunta del millón ¿Y los policias en donde están, en donde están todas las malditas propuestas del Gobierno y de nuestro Presidente acerca de la delincuencia?  ¿Todas las promesas de “Seguridad” en donde demonios están metidas, que pasó se esfumaron o què?

En fin, fue el domingo 22 de agosto, eran las 5 de la tarde, iba en camino hacia mi trabajo tomé el microbus por burguer king, y todo parecía tan normal, toda la gente paseando con su familia por las calles de lo más tranquilo, montones de gente por las calles, era temprano, ni siquiera estaba oscuro, despues de pasar por hiper, el zoologio y la Usac, llegamos a la terminal, lugar que tengo que admitir que le tengo miedo, mas del lado del templo minerva en donde se paran todos los microbuses, para muchos nos parece tonto pensar que todos los que están subiendo gente a los buses por un pinche quetzal son unos malditos delincuentes, fingiendo trabajar honradamente, ya anteriormente había escuchado historias de estos “trabajadores” diciendo que son mareros y que si los microbuseros no les dan el quetzal por “coginear” (así le dicen a llenar el bus de gente) el bus estos llaman a sus cuates y un par de cuadras despues paran el bus y le quitan todo el dinero al chofer, honestamente siempre lo creí, y la pregunta es ¿si la gente y los policias saben de esto, porque demonios no hacen nada? en fin.

Llego el bus a la parada, yo iba en el asiento delantero del bus, cuando llega un bolo, de aquellos que siempre le piden un quetzal a uno en el parque para quitarse la goma, me habló y me dijo que le diera dinero que andaba bolo y que quería seguir chupando, honestamente ya me acostumbré a andar un par de monedas siempre en mi bolsa, prefiero perder un quetzal a perder la vida, pero en este caso no fue así, el individuo me pidió que le diera 10 quetazales, y despues de pedirmelos me sacó un cuchillo de aquellos de mango anaranjado que fijo no le costó mas de 3 quetzales en el mercado, obviamente el cuchillo estaba bien afilado, se notaba que estaba bien afilado, la gente del bus paralizada, el chofer y el brocha igual, vino el asaltante y me puso el cuchillo cerca del cuello y empezó con las amenzas estúpidas de siempre, “vato te tengo controlado” “soltá todo, yo se en donde trabajás, y un montón de estúpideces mas” no me quedo nada mas que darle el dinero que cargaba en la billetera, prefiero no tener dinero un par de días a tener un cuchillo metido en el cuello o perder la vida, bajo amenazas, me quitó todo lo que tenía, aprox 50 quetzales un mi celular un nokia que no es la gran cosa.

Lo que me hace sentir mal es que uno a puro esfuerzo sudor y cansancio se logra comprar sus cositas, y lo peor esque ese esfuerzo se esfuma con un cuchillo en tu cuello, y un maldito asaltante que ni leer puede, y que es lo que va a pasar, que mi celular mañana lo estarán vendiendo a 50 quetzales, una mínima parte del valor original, pero por el momento uno se queda traumado con la maldita delincuencia,  ya no se puede salir a la calle porque a la vuelta de tu propia casa te quitan todo, y lo peor, esque estos imbeciles te quitan todo en lugares donde hay un montón de gente, frente a los policias incluso, algo que duele esque no se puede hacer nada en contra de ellos porque todos les tienen miedo, la gente ya está aterrada por un grupo de delincuentes, que caminan a la par de nosotros, unos delincuentes que cuando nos queremos montar a un bus nos suben a otro, y parecen ser tan amables, en fin es una maldición, no entiendo porque la gente no abre la boca y presenta una demanda, porque quedarnos con eso dentro de nosotros, es cierto que los policias no van a ser nada, yo ayer no fui nada mas que una pinche estadística que se va a sumar a un montón de personas mas que tuvieron el valor de presentar la demanda.

A lo que voy no es al dolor de perder las cosas materiales, igual estas cosas se recuperan con el tiempo, es cierto que duele perderlas, pero igual es material cuando me vaya a la tumba no me voy a poder llevar nada, lo que duele es la maldita inseguridad que ronda por las calles de la “Cuna de la Cultura”, si pues cuna de la cultura, con un montón de delincuentes y policias corruptos, que están ahi solo para aplanar calles y no hacer nada por el bien del pais.

En conclusión, que el asaltante ese llamado “Abuelo” le sirva mi celular y mi dinero para meterse drogas y alcohol, y sería bueno poder tomar un bus sin el miedo de saber que talvez en la próxima cuadra te vayan a asaltar. No soy el único hay miles mas, lo único que queda es resignarse y aguantar tanta basura que hay en las calles, y cuidado con esos “trabajadores” de la terminal de xela que suben gente a los microbuses, no son mas que gente que lo anda controlando a uno para, robarles lo poco que uno se ha ganado honradamente.